.
El cartucho 44-40 WCF

Parte séptima

 

Por José Ramón Galán Talens                                        

 

Parte primera PROLOGO
Parte segunda COMPETICIONES Y ARMAS
Parte tercera ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL 44-40
Parte cuarta LA RECARGA Y EL MANTENIMIENTO DE LAS VAINAS
Parte quinta CARGAS PARA ARMA LARGA
Parte sexta CARGAS PARA ARMA CORTA
Parte séptima RECARGA MODERNA
   



José Sancho con su "veterano" Tigre.

 

 

RECARGA DEL 44-40 CON PÓLVORA SIN HUMO

Aunque no es el motivo de este trabajo, quiero dar una pequeña reseña sobre la recarga moderna de este polivalente cartucho. Para los entrenamientos o tiro informal con este tipo de armas, puede ser aconsejable la recarga con pólvora nitrocelulósica o sin humo. Pero antes de continuar con la descripción, quiero dejar claro que a diferencia de la recarga con pólvora negra que no entraña peligro alguno, la recarga con pólvora sin humo moderna, ¡SI! entraña un cierto peligro, pues la vaina del 44-40 es de alta capacidad y cabe la posibilidad que por error carguemos con una cantidad muy superior a la máxima admitida.

Como se ha comentado anteriormente, para este cartucho se le han adaptado cargas con pólvora sin humo que no sobrepasen la presión máxima admitida, y que esta presión máxima es de 1000 bars, la mas baja de todos los cartuchos metálicos actuales. Para hacernos una idea, el 38 especial siendo un cartucho "marginal", admite hasta 1500 bars y el 357 Mágnum hasta 3500 bars. Por todo ello y una vez hechas las advertencias, pasemos a describir las cargas.

Antes de continuar, queremos destacar que los fabricantes de pólvora mas representativos del mercado disponen de tablas de recarga  para este cartucho y que nosotros no queremos emularlas, pues nuestra intención no es la de alcanzar el máximo rendimiento del cartucho. Tan solo pretendemos conseguir unas prestaciones similares a las que se obtienen con las cargas de pólvora negra con fines deportivos. El fin principal es poder emplear nuestras armas con fines lúdico/instructivos, sin los inconvenientes de la pólvora negra, principalmente los residuos que quedan adheridos al ánima del cañón y que nos obligan a limpiarlo cada disparos o cada varios disparos para mantener una cierta precisión.

http://www.nobelsport.fr/nobelsport/fr/schedules/armesdepaule_2006.pdf

Para todas las cargas hemos empleado pólvoras de fácil adquisición y precio moderado. Básicamente son pólvoras rápidas destinadas a la recarga de cartuchos de arma corta. Las escogidas han sido las archiconocidas BA-9, BA-10 y una mas antigua, la GM3, que por su predominancia tiempo atrás, también la hemos considerado. Las tres son muy estables y por su rapidez, las mas aconsejables para las cargas bajas que vamos a describir.

Dadas las características de la vaina de este cartucho, y la baja densidad de la carga, queda mucho espacio vacío en la misma. En nuestras pruebas no hemos rellenado el espacio sobrante con ningún tipo de material inerte, como sería aconsejable, pues no disponemos de ninguno adecuado. También hemos descartado emplear la sémola, habitual en la recarga con pólvora negra, por considerar que podíamos provocar sobrepresiones indeseadas. Por otro lado, y dada la vivacidad de estas pólvoras, el encendido de los cartuchos no ha sido defectuoso con ninguna de ellas.

Las cargas probadas han sido las siguientes:

Recarga K) 5,5 grain de pólvora nitrocelulósica GM3 y proyectil RG Pugnator de 200 grain, engarce normal. Velocidad medida a dos metros de la boca del revólver, 228 mts. Con el rifle "Tigre" medimos 318 mts.

Recarga L) 4,5 grain de pólvora nitrocelulósica BA-10 y proyectil RG Pugnator de 200 grain, engarce normal. Velocidad medida con el revólver, 215 mts. Con el rifle "Tigre" medimos 305 mts.

Recarga M) 7,5 grain de pólvora nitrocelulósica BA-9 y proyectil RG Pugnator de 200 grain, engarce normal. Velocidad medida con el revólver, 237 mts. Con el rifle "Tigre" medimos 355 mts.

 

Las cargas denominadas "K" y "L" tienen un retroceso aceptable con el revólver, mientras que la "M" se muestra mas contundente y con un retroceso, incluso, desagradable. El rifle tiene un comportamiento mas aceptable y "digiere" los cartuchos recargados con un retroceso mínimo.

Las cargas reseñadas han sido probadas personalmente por el autor y con diferentes armas. No he observado ningún tipo de sobrepresión y el comportamiento de las armas ha sido correcto y preciso. Aunque no son cargas máximas o límite, no es aconsejable sobrepasar estas medidas, pues existen otros factores que podrían comprometer la seguridad del arma y la del propio tirador y vecinos de puesto.

Debido al tipo de combustión de estos tipos de pólvora, es perfectamente factible la disminución de la carga sin ningún tipo de problema.

Bien amigos, con estas notas damos por terminado este trabajo que espero haya despertado vuestro interés.

Saludos amigos y hasta pronto.

 

 

 


Cartuchos del 44 Flat de percusión anular.

 

 

 


Ventana de carga de un 1892

 

 


Cajón de mecanismos de un 1892

 

 

 


Réplica del SAA de 5,5 pulgadas.

 

 


Pistola original de cañón basculante y calibre .44

 

 

 

 

Administrador Web. José Ramón Galán

Inicio

Copyright 2018. Todos los derechos reservados