Sexta parte

.

KUCHENREUTER

.

José Ramón Galán Talens                                                          Favara a 27 de noviembre de 2013

 

Error paralelo.

Es cuando estando el punto y el alza simétricamente ajustados, el conjunto no está perfectamente alineado o centrado en la zona donde debiéramos apuntar. Este tipo de error es generalmente el menos grave de todos porque un error paralelo de 5 centímetros, a 25 o 50 metros sigue siendo de 5 centímetros ya que al ser paralelo este no aumenta con la distancia.

Es el menos grave de entre los errores de puntería que podemos cometer y solemos despreciarlo, de ahí que se recalque la importancia de ajustar y ver bien las miras, mientras que evitamos que la vista se nos vaya al blanco. Esto último es un defecto común en tiradores nuevos que en su afán de perfección quieren ver exactamente donde apuntan, y esto tiene nefastas consecuencias en la precisión del disparo. Nunca debemos perder el enfoque de las miras, el blanco es secundario porque en el peor de los casos en que no tuviéramos las miras situadas exactamente en el punto necesario, solo cometeremos un error paralelo. Mientras que si nos distraemos de ello, muy probablemente cometeremos errores angulares inconscientes de peores consecuencias, y además no entenderemos el motivo, pues creeremos que lo veíamos todo bien (pero las miras estaban en un segundo plano cuando deben ser el objetivo principal).

 

 

 

 

Errores paralelos simples de consecuencias limitadas. Básicamente se trata de tener las miras bien ajustadas, pero mal alineadas con el blanco. Al ser un error paralelo, el disparo mantendrá la separación del centro en cualquier distancia. El punto blanco señala la zona donde presumiblemente debiera impactar el disparo.

 

 Error angular.

Es cuando las miras no están simétricamente ajustadas. Respecto del alza, es cuando el punto sobresale o se queda corto, o bien cuando existe más luz en uno de los laterales y todas las combinaciones que se puedan dar.

Este tipo de error en la puntería es el más grave, pues pequeñas desviaciones en las miras implican gran desviación en la zona de impacto. Al ser angular, el disparo se alejará del centro a medida que avance, por lo que se magnifica con la distancia. Es el más temido y debemos esforzarnos, con toda nuestra preparación, para evitarlo. Y es aquí donde más nos ayuda el “tiro en seco”, pues resulta la mejor forma de entrenamiento.

 

 

 

 

Errores angulares y combinados de peores consecuencias que los paralelos. Se trata de que los elementos de puntería no están ajustados y en ocasiones tampoco alineados con el blanco. Al ser angular, el disparo se aleja del centro a medida que aumenta la distancia. El punto rojo señala la zona donde presumiblemente debiera impactar el disparo, aunque los errores angulares suelen ser combinados con otros y el disparo impactará en una zona imprevisible..

 

Aparte de los errores de puntería analizados, debemos considerar que en ocasiones vienen acompañados de "gatillazos" y otros fallos en la ejecución del disparo, en el agarre de la empuñadura, posición y un largo etcétera. Debemos ser cuidadosos en nuestra preparación para evitar o disminuir nuestros errores hasta limitarlos a unos pocos que nos sea fácil mantenerlos bajo control.

 

CAPÍTULO  SEXTO
               
Como apuntar Error angular y paralelo Corrección en paralelo Gafas de tiro Elementos de puntería Diario de tiro Limpieza Equipo necesario
               

 

Regresar a Kuchenreuter

Administrador web.- José Ramón Galán

Inicio


Prohibida la reproducción total o parcial.
Copyright 2012. Todos los derechos reservados.