José Ramón Galán Talens

 

Revólveres originales

Se emplean en la disciplina de Colt y Donald Malson original. Tener uno en es como tener un trozo de historia en propiedad.

 

Aprovechando la afluencia de aficcionados, durante la celebración de los campeonatos internacionales es posible ver, en algunos países, gran cantidad de armas originales en venta. Imagen tomada durante el Campeonato del Mundo 2005 celebrado en Batesville-Indiana-USA.

 

 

REVÓLVERES  ORIGINALES

 

En base a la experiencia acumulada a lo largo de mi trayectoria deportiva, la idea sobre un revólver original para competir en la disciplina de Colt o Donald Malson, pasa siempre por el Rémington New Model Army de calibre .44 en cualquiera de las variantes o modelos que sobre el mismo existen. No es descartable el Rogers & Spencer, pero se fabricaron muy pocas unidades, 5500 aproximadamente, y no es frecuente encontrarlos a la venta y mucho menos en competición. También existen algunos modelos europeos que podrían ser válidos, pero resultan incluso más escasos que el mencionado anteriormente y de características menos deseables para el tiro deportivo de precisión.

 

Resulta destacable que en todos los concursos internacionales a los que he asistido entre 1995 y 2012, el 90% de las armas que competían eran Rémington NMA de calibre .44 y el resto revólveres similares de armazón cerrado como el Whitney, Roger Spencer, y algunos modelos europeos, Adams principalmente.

 

El podio en los campeonatos internacionales lo ocupan en un 99,9% los Rémington de calibre .44, y esto debe considerarse como determinante. Aunque no es demasiado habitual, afortunadamente la organización de los campeonatos de Italia, España y Portugal han publicado en varias ocasiones los resultados indicando el arma empleada por los primeros clasificados (en ocasiones por todos los participantes). Esto nos permite analizar cuales son las armas mas empleadas por los vencedores y tomarlo como referencia válida.

 

 

 

El Roger&Spencer es otro de los modelos buscados por sus inmejorables características. Fue el último revólver de avancarga que se fabricó en los Estados Unidos entre 1863-65 del que solo se hicieron 5500 unidades aproximadamente, bajo un contrato de aprovisionamiento militar, pero que no llegaron a emplearse por el fin de la guerra de secesión americana. Estas armas nunca vieron el frente para el que fueron concebidas y solo pasaron por los distintos arsenales y almacenes hasta que a principios del siglo XX fueron vendidas como chatarra, como suele ocurrir con el material de guerra obsoleto. Este es el motivo por el cual han llegado hasta nuestra época en un estado de conservación magnífico que los hace muy deseables como arma de concurso, pero sin descartar el coleccionismo. Debido a las circunstancias mencionadas y las pocas unidades que se produjeron, suelen alcanzar precios sensiblemente mayores a los Rémington, al momento de escribir este trabajo oscilan alrededor de los 3000 €.

 

Los Rémington en cambio llegan hasta nosotros en un estado bastante lamentable, al menos la mayoría de ellos, debido a que en su mayor parte son restos de guerra cuyo mantenimiento tras la desmilitarización fue nulo o muy precario. En lo que se refiere a los Army, los de calibre .44, participaron en la contienda los numerados hasta el 115.000 aproximadamente, mientras que los numerados a continuación y hasta el 148.550 es probable que se vendieran en el mercado civil tras finalizar la guerra y a fin de recuperar la economía del país. Los precios actuales oscilan mucho en función del estado del arma y pueden llegar a los 2500 € para los mejor conservados.

 

Aunque no es difícil encontrar Roger Spencer originales por un precio razonable, la mayoría de tiradores se inclinan por los Rémington. Entre otras cosas y aparte de lo mencionado anteriormente, por el ángulo y forma de la empuñadura que tiene una excelente respuesta al retroceso. Además su estriado progresivo permite buenas agrupaciones con las cargas más diversas, incluso con el ánima del cañón muy deteriorada. También, y según mi opinión, es muy equilibrado y tiene un mecanismo de disparo rápido que permite una buena precisión en el tiro.

 

 

Cono de forzamiento del Rémington 1863 original del autor. Se aprecia claramente que el paso del tiempo si ha dejado huella.
   

Interior del ánima del Rémington 1863 en que se aprecian el giro de las estrías, y los daños habituales en la mayoría de ellos.

Rémington New Model Army 1863 propiedad del autor.

 

 

Por si alguien llega a creer que se me ha olvidado mencionar a quien da nombre a esta modalidad deportiva, COLT, diré que no, no me he olvidado en ningún momento. El motivo de que ni siquiera lo hayamos mencionado, es debido a que los revólveres COLT tenían una serie de cualidades aceptables en el campo de batalla, pero no se les puede pedir precisión intrínseca porque debido a su construcción, no la pueden dar. El armazón abierto y que el alza (muesca en la cresta del martillo), impiden cualquier intento de sacarles partido como armas de concurso. Solo hay que pensar que una de las referencias para la puntería, el alza, se pondrá en movimiento cuando deberíamos mantenerla quieta y estable (fundamentos básicos del tiro deportivo de precisión).

 

Debido a la trascendencia que tuvieron en su época, considero que hay que verlos como armas de colección y/o entretenimiento. Nombrar esta especialidad con las siglas COLT, es en memoria a esa trascendencia.

Del Rémington Army se produjeron  distintas variantes, “Beals”, “Old 1861” hasta llegar al modelo definitivo “New 1863”, el autentico New Model Army en que se aglutinaron todas las exigencias y mejoras solicitadas por el ejército de la Unión. Este último es el más abundante y mayoritario en las competiciones de más alto nivel. El modelo 1861, conocido vulgarmente como “Old model como contraposición al "New model", junto con los “Navy” y primeros modelos del 1863, destacan por tener el punto de mira de latón en forma cónica y montado sobre “cola de milano” que permite su desplazamiento lateral.

 

Personalmente he competido siempre con revólveres Rémington de calibre .44, Old Model 1861 y New Model 1863, con excelentes resultados deportivos, tanto nacionales como internacionales. Mi primer título mundial fue con uno de los Rémington 1863 en la disciplina Colt (Lucca-Italia 2002), con una marca de 96 puntos, la misma con la que obtuve el título europeo en 2005 (Pforzheim-Alemania). En la actualidad ostento el récord de España de la especialidad con 98 puntos (Mataró-Barcelona 2006), conseguido con el "viejo" 1863.

 

 


Tablas de Rémington con las fechas aproximadas de fabricación en base a los números de serie de los modelos Army y Navy:

"Clic" sobre la imagen para agrandarlas.

 

Cuatro han sido los revólveres originales que he tenido en propiedad (un Roger y tres Rémington). El primero fue un Roger & Spencer que no me gustaba demasiado y cambié rápidamente por uno de los New Model 1863 (en aquel momento tenían el mismo o similar valor económico) que disfruté bastantes años, pero que por circunstancias personales que no vienen al caso, tuve que ceder a un compañero. Mas tarde vendría, de una forma rocambolesca, el segundo New Model 1863 que aun poseo y el “Old 1861” que posteriormente también cedería a otro compañero.

 

El que mantengo actualmente fue producido a principios de 1865 y aunque procedente de un contrato militar, por la fecha tardía de producción es muy probable que fuera redestinado al mercado y uso civil, ya que la guerra estaba técnicamente conclusa.

 

El acabado es en acero pulido, no pavonado. La madera de la empuñadura tiene una cierta belleza y mantiene el sello de aceptación del ejército en una de las placas de la misma. El interior del cañón presenta el ánima con puntos bastante deteriorados por la corrosión, pero aun se perciben las estrías con claridad, aunque bastante atenuadas en la boca.

 

El disparador también venía con varios problemas, entre ellos y como mas grave, el freno de tambor que no actuaba como debiera. No fue tarea fácil poner este revólver en uso, pero se consiguió con paciencia. En primer lugar, limpié bien el ánima para frenar los efectos de la corrosión, y posteriormente tuve que pulirlo para atenuar los efectos negativos que sobre el tiro pudiera tener. A continuación tuve que reparar y ajustar el disparador hasta un funcionamiento aceptable, aunque nunca perfecto. Es con este revólver, el mas deteriorado de todos los que tenido, con el que he conseguido los mayores éxitos deportivos.

 

Lo siguiente, y previo a las primeras pruebas de tiro, fue la instalación de unas buenas chimeneas de berilio con canal de fuego de 0,7 m/m y levantar el punto de mira hasta los 25.5 milímetros (midiendo cañón y punto). No me costó demasiado encontrar el conjunto carga-proyectil con el que mejores resultados obtenía y que difieren de los empleados en revólveres cuyo cañón está en mejor estado.

 

Como puede ser interesante al objeto de este trabajo, mencionar que la carga está compuesta por 12 grain de pólvora Suiza del Nº1, 20 de sémola y proyectil esférico de calibre .451 de plomo sin alear. Con esta carga el proyectil sale del cañón con una velocidad de 221 mts. Pero como he mencionado anteriormente, puede no ser la carga ideal para un arma con un cañón en mejor estado.

 

 

Antonio Gallego y Claudia, miembros del equipo español durante el mundial de 2004 (Batesville-Indiana-USA), observando los distintos modelos de revolver.

José Ramón Galán, autor de este trabajo, analizando uno de los "Old model" en venta. Batesville-Indiana-USA 2004

   
Revólveres originales en venta. Batesville-Indiana-USA 2004, alguno de ellos con "muescas".

El Whitney de calibre .36 se asemeja en muchos aspectos con el Rémington Navy del mismo calibre.

 

 

El Rémington New Model Army 1863 (conocido vulgarmente como 1858 por la inscripción del cañón que hace referencia a la patente), es el mas popular y abundante de los NMA, dispone de un punto de mira de tablón con forma redondeada en la parte superior y sin posibilidad de ajuste lateral.

 

Estos elementos de puntería no son los más indicados para el tiro de precisión y sus formas, en “V” la trasera y tablón redondeado o cono delantero (1863, 1861 y Navy), posibilitan la comisión de errores angulares poco perceptibles por el tirador pero de impredecibles efectos sobre el punto de impacto. Tampoco la empuñadura facilita nada el tiro de competición, no obstante la familiarización a través del entrenamiento posibilita sesiones de tiro certeras y regulares.

 

Los elementos de puntería del Roger & Spencer, no son malos, el fresado del alza es de muy buena calidad y el cono truncado que forma el punto de mira tiene muchas posibilidades, ya que va roscado y es posible, dentro de las normas, ajustar sus dimensiones para una visión aceptable. No obstante, en este modelo de revólver, la cresta del martillo tapa los elementos de puntería en la primera fase del disparo, eliminando la posibilidad de mantener el arma apuntada durante el disparo. Aun así y con entrenamiento se consiguen resultados más que aceptables, especialmente los tiradores disciplinados y con buena "parada".

 

 

 

¿Donde podemos adquirir un revolver original?

Lo ideal es solicitarlo a un anticuario especializado en armas y que nos ofrezca una garantía suficiente. No obstante, no siempre existen revólveres disponibles, ya que al ser armas originales, el número de unidades que sale a la venta suele ser muy escaso, de ahí su alto valor.

También resulta habitual adquirirlo a otro tirador. Esta forma tiene la ventaja de que conoceremos la trayectoria deportiva del arma y lo mas importante, nos dejarán probar el revólver. En ambos casos deberemos revisar bien el arma antes de tomar decisión alguna.

 

 

¿Como podemos documentarlo?

Con la actual normativa no es muy difícil dado que llevan números de serie y son catalogados como armas históricas. Al tiempo de escribir estas líneas me indican que no es necesario punzonarlos con el sello del banco de pruebas. No obstante cada interesado deberá preguntarlo en la Intervención de Armas a la que pertenezca donde le informarán de forma mas detallada.

 

 

¿Que garantía existe de que no tenga defectos graves?

Depende de la procedencia. En caso de ser de otro tirador, tendremos la ventaja de que lo podemos probar y ya estará documentado. En el caso de ser un arma que no ha disparado nunca, deberemos ser mas cautos y revisarlo de forma mas concienzuda. Una simple inspección del interior del ánima, alineamiento de las recámaras con el cañón y funcionamiento del sistema de disparo, será mas que suficiente para determinar la idoneidad del arma en cuestión.

Salvo que lo compremos a un tirador conocido o reconocido, lo mas aconsejable será acudir a un anticuario especializado en armas, donde con toda seguridad nos darán una garantía de autenticidad.

 

 

¿Cual es el revólver mas adecuado a la especialidad?

A estas alturas creo que los lectores ya pueden adivinar mis preferencias. Dependiendo del uso a que vaya a destinar el arma, deportivo o de entretenimiento, considero que cada cual debe adquirir el arma que mas se adecue a sus preferencias. Obviamente si solo se tiene interés deportivo, los Rémington, Roger & Spencer, y similares, serán la elección mas acertada.

 

 

¿Cual es el calibre mas preciso, .36 o .44?

No creo que entre los dos exista mucha diferencia intrínseca en cuanto a la precisión se refiere, supongo que en ambos es similar. Pero si es cierto que los de calibre .44 son mas regulares en cuanto a los resultados deportivos se refiere y por ese motivo son los mas habituales en los campos de tiro.

 

 

 

Rémington New model Army 1863 y modelo de 1861 en la parte de abajo. La principal diferencia del modelo 1861 con el mas conocido 1863, es el punto de mira cónico de latón y que va montado en "cola de milano", como en los modelos Navy.

 

 

Índice Revólver Página siguiente
     
     

Administrador Web. José Ramón Galán

Inicio

Copyright 2018. Todos los derechos reservados