José Ramón Galán Talens

 

Las chimeneas

Es uno de los elementos mas determinantes en la obtención de una regularidad aceptable en los resultados deportivos.

 

En general podemos decir que las chimeneas de bronce-berilio suelen tener un nivel de calidad de producción que las sitúa entre las mejores. No tanto por el material en que se producen, sino por su precisión en que han sido mecanizadas y por un canal de fuego de 0,7 mm invariable en todas ellas. Son por ello las mas aconsejables para el tiro deportivo, siempre y cuando queden perfectamente ajustadas, pues existen de muy diferentes tipos.

 

 

 

LAS  CHIMENEAS

 

No podemos terminar el artículo sin tratar uno de los temas mas determinantes en el funcionamiento, precisión y regularidad de un revólver, las chimeneas, “nipples” para los anglosajones y “pistons” para los teutones. Estos últimos son los principales suministradores de chimeneas de la máxima calidad y en diferentes tipos de material, acero inoxidable, berilio y además, las especiales de acero noble con canal de fuego entubado de tungsteno.

 

Las chimeneas son el yunque sobre el que golpea el martillo explosionando los fulminantes dispuestos sobre las mismas, y a través de su canal de fuego transmiten la llamarada a la carga propelente, iniciándose así el disparo.

 

Todo lo mencionado en este apartado se refiere a los revólveres en general, no obstante profundizaremos en cuestiones puramente deportivas, analizándolas desde el punto de vista del tiro de competición.

 

Uno de los aspectos más importante en las chimeneas, y por varios motivos, es el diámetro del canal de fuego, pero sin olvidar que la forma y longitud de la misma también se deben tener muy en cuenta por varios motivos que analizaremos mas adelante. También debemos considerar el material con el que han sido fabricadas, ya que no todos los materiales tienen la misma resistencia al peculiar desgaste a que son sometidas, erosión y electrolítica de forma combinada.

 

Generalmente los revólveres de precio medio y bajo vienen con chimeneas de baja calidad con un canal de fuego irregular y de un diámetro mayor de 0,8 m/m (en algunos casos de hasta 1 m/m). Los de alto precio destinados a  la práctica deportiva llevan instaladas las de berilio, y no solo por el metal, sino por la máxima perfección en todas sus dimensiones y en especial el canal de fuego de 0,7 m/m. No significa ello que un menor diámetro del canal es igual a una mayor precisión, pero si redunda en una mayor regularidad, y además permite emplear pólvoras mas finas y cargas mas ajustadas, algo que se ve dificultado con canales de mayor diámetro o irregulares y donde los granos de pólvora mas finos pueden escapar durante la carga, o algo peor, obstruir el mismo. Esto último provoca imperceptibles retardos que afectan negativamente a los resultados.

 

Para el tiro de entretenimiento no es necesario ser muy exigente en este aspecto, pero si para el tiro de competición. Independientemente de la calidad o precio del arma que empleemos, será muy recomendable ajustar unas buenas chimeneas que nos garanticen regularidad en el encendido.

 

Destacar que en el párrafo anterior menciono la palabra “ajustar unas buenas chimeneas” en lugar de “instalar unas buenas chimeneas”. Esto es debido a que las mejores chimeneas del mundo pueden no servir de nada, incluso tener un pésimo rendimiento si no quedan bien situadas respecto del martillo. Quiero decir con ello que el martillo en posición de descanso (disparo) no debe tocar la chimenea, pero debe quedar tan cerca de la misma que no podamos extraer un papel dispuesto entre ambos. Este es un ajuste muy importante que nos reportará importantes beneficios en lo que a la precisión final se refiere.

 

 

 

Izquierda.- Diferentes chimeneas de revólver. La central pertenece a un original y, pese a sus años, se aprecia que no está "machacada", signo inequívoco del buen ajuste del arma (el martillo no llega a tocarla).
Derecha.- Las mismas chimeneas vistas del lado del canal de fuego. Se aprecia claramente que la de la izquierda, siendo nueva, tiene el canal de mayor diámetro, incluso, que la original con cientos o miles de disparos.

   

Un arma bien ajustada y con el canal de fuego de sus chimeneas regular, es el mejor aliado para la consecución de buenos resultados deportivos.

Con unas chimeneas bien ajustadas, el martillo en posición de descanso no debería llegar a tocar la cabeza de la chimenea.

   

Tambor de un Rémington Navy de calibre .36

Las chimeneas de repuesto no deben faltar nunca en la caja de repuestos.

 

En caso de que el martillo llegue a golpear las chimeneas, con el tiempo acabarán “machacadas” (cabeza deformada) y nos dificultará la inserción de los fulminantes y el encendido de los mismos, provocando ligeros y en ocasiones perceptibles retardos que van en detrimento de los mejores resultados deportivos.

 

Tampoco es bueno que el martillo quede excesivamente alejado de la cabeza de la chimenea aunque inicie los fulminantes, podríamos obtener como resultado un defectuoso encendido de la carga cuyo resultado siempre será una deficiente precisión. Esto último me ha ocurrido personalmente en un revólver de “gama alta” y cierto precio, cuyo control de calidad no detectó que las chimeneas instaladas eran cortas, y si bien quedaban suficientemente bien para iniciar correctamente el 80% de las ocasiones, mientras que el resto daba retardos perceptibles que en un primer momento achaqué a falta de fuerza en el muelle real. Tras un período de desconcierto, detecté el problema que fue subsanado mediante unas pequeñas arandelas de cobre (se pueden hacer con hilo rígido del mismo material) en las chimeneas.

 

Las chimeneas no siempre tienen la misma altura, aunque provengan del mismo fabricante y suministrador, y es por ello que siempre que las substituyamos debemos comprobarlas e intentar un buen ajuste como hemos mencionado anteriormente. Resaltar la importancia de instalar las chimeneas con unas vueltas de cinta de teflón en los hilos de la rosca, a fin de sellar los gases y facilitar la extracción posterior de las mismas.

 

 

A continuación respondemos a las preguntas que todos nos hemos hecho en alguna ocasión:

 

¿Qué chimeneas son las mejores para el tiro de competición?

Cualquiera que esté fabricada con rigor y cuyo canal de fuego sea perfecto en cuanto al aspecto exterior y dimensiones del mismo. Personalmente prefiero las de bronce-berilio con canal de fuego de 0,7 por su perfección y porque desgastan de forma similar. También se producen actualmente algunas de acero de alta calidad, incluso con el canal de fuego en tungsteno, que son de similares, por no decir iguales, características a las de bronce-berilio, pero de mayor duración y precio.
Muy importante que todas ellas se substituyan a la vez y que en nuestras sesiones de entrenamiento disparemos siempre el tambor completo, o como es mi caso, cinco recámaras, ya que llevo una de ellas siempre con un salvachimeneas para efectuar disparos de ensayo en cualquier momento. De esta forma el desgaste de las mismas será similar, así como su comportamiento, a lo largo de toda la vida útil en nuestro revólver.

 

 

 

¿Cuál es el diámetro ideal para el canal de fuego de las chimeneas?

Difícil pregunta a la que supongo contestaría de manera diferente cada temporada. Los revólveres se comportan de forma muy distinta según el canal de fuego de sus chimeneas. Lo mas importante será la uniformidad de las mismas, que todas sean iguales en todo y que tengan el mismo diámetro del canal de fuego.

Partiendo de lo mencionado, con diámetros que oscilen entre 0,9 y 1 m/m el disparo será mucho mas instantáneo y eficaz, pero no deberemos emplear para su carga las pólvoras mas finas, del tipo Suiza Nº1 (4F) o similares, porque tienden a escapar por el canal de fuego cegándolo parcialmente. Esto último da como resultado una indeseable falta de regularidad en forma de pequeños micro-retardos. Durante largo tiempo consideré este diámetro (canal de 1 m/m) como la fórmula mas eficaz para obtener la máxima precisión, supongo que era debido a que en aquel momento empleaba la pólvora Suiza del Nº2 (3F).

Actualmente obtengo los mejores y mas regulares resultados con canales de 0,7 y hasta 0,8 m/m, aunque debo resaltar que empleo la fina Suiza del Nº1. En todo caso, lo más importante será la uniformidad en todas las chimeneas en lo que se refiere a marca, modelo y desgaste.

Como dato de interés, destacar que entre algunos de los mejores tiradores de revólver está muy extendida la opinión de que la pólvora mas adecuada para el tiro deportivo con revólver de calibre .44 es, sin duda alguna, la Suiza del Nº2. Personalmente ni lo afirmo ni lo desmiento, supongo que diría que "depende.....". Obviamente la pólvora mas fina puede dar algún problema de cegado del canal de fuego como el mencionado anteriormente.

La conclusión que podemos extraer es que si empleamos chimeneas con canal de fuego grande de entre 0,85 y 1 m/m, no deberíamos emplear la Suiza Nº1. En todo caso, la granulación de ambas, Suiza Nº1 y Nº2 (o cualquiera equivalente) es mas fina que el canal de fuego de las chimeneas:

Uso de la pólvora Suiza

Denominación Tamaño del grano en m/m Cantidad de granos por gramo de peso Indicaciones
Nº 1 (4F) 0,23 - 0,51 10.000 - 15.000
Como pólvora de cebo y para arma corta de "pequeño" calibre hasta 11,5 m/m (.45)
Nº 2 (3F) 0,51 - 0,87 3.000 - 4.000
Para arma corta de calibre superior al .45 y arma larga en general con cargas ligeras.

 

 

 

¿Qué fulminantes son los mejores?

Al fulminante se le exige que transmita rápidamente el fuego para que el disparo sea lo mas inmediato posible. Cualquier retardo perjudica la regularidad en el tiro, y la falta de esta siempre genera imprecisión. Los fulminantes llevan una carga explosiva que reacciona al golpe del martillo, y generalmente nunca fallan en el encendido, pero pueden ocasionar algún disparo fallido o retardado por causas diferentes:

  • Incompleta inserción en la chimenea. Causado en ocasiones por deformidad de la cabeza de la misma.

  • Falta de energía en la percusión. Muelle real débil, agotado o porque el tornillo que lo fuerza no está correctamente ajustado.

  • Defectuoso almacenaje y caducidad (a diferencia de la pólvora negra, los explosivos químicos se alteran con el paso del tiempo). También la humedad y aceites los pueden estropear.

  • Martillo que una vez abatido queda excesivamente alejado del fulminante. Aunque parezca mentira, algunos revólveres pueden venir con este pequeño defecto, por otro lado fácilmente solucionable como ya hemos mencionado anteriormente.

Desgraciadamente no existen muchas alternativas, y en nuestro país solo es posible conseguir los RWS 1075 y los CCI, que afortunadamente, ambos, son considerados como los mejores. En las competiciones internacionales, el máximo escaparate de nuestra actividad deportiva,  se emplean casi con exclusividad los de RWS.

 

 

Es conveniente llevar siempre un salvachimeneas insertado en el tambor, o en la caja de tiro para usarlo cuando lo necesitemos, para poder efectuar disparos de ensayo sin temor a dañar ninguna parte de nuestro preciado revólver. Obsérvese que no sobrepasan en longitud la chimenea. Esto último es debido a que paran el golpe del martillo por el pico superior del mismo y no frontal para evitar bloqueos del sistema de giro o disparo.

 

Índice Revólver Página siguiente
     
     

Administrador Web. José Ramón Galán

Inicio

Copyright 2018. Todos los derechos reservados