Los fusiles militares de percusión fueron un gran avance tecnológico y precursores de los grandes cambios armamentísticos en la segunda mitad del siglo XIX. Podemos considerarlos como armas de transición hacia los nuevos sistemas de repetición y desaparición de la pólvora negra como propelente de las armas ligeras. Su importancia en la historia se debe a lo convulso de las políticas geoestratégicas y los grandes conflictos en que se vieron envueltas. La actual sociedad moderna nos permite revivir y practicar con este tipo de armas con fines puramente lúdicos y deportivos.

 

Precisión

Sobre la precisión de estos rifles, creo que hablan por sí solos los resultados que se consiguen en las distintas competiciones nacionales e internacionales.

Este tipo de armas son tremendamente precisas y regulares cuando empleamos los mejores materiales para su carga. Una pólvora de calidad y el proyectil de peso, forma y calibre adecuados, son sin duda el mejor aval para conseguir los resultados más precisos y sobre todo regulares.

Encontrar el proyectil y carga adecuados puede significar un largo período de pruebas, indispensable si queremos que nuestro rifle rinda al máximo de sus posibilidades. El ensayo en la mesa de tiro debe ser exhaustivo. Con ello averiguaremos la combinación con la que mejores resultados conseguimos con nuestro rifle. Probar con distintos tipos de proyectil, cargas, granulación, atacado, sémola etc. Todo son parámetros que tendremos que ensayar y anotar, las recetas que otros tiradores puedan facilitarnos, solo son una referencia inicial o punto de partida. No solo cada rifle es un mundo, también nosotros como individuos tenemos particularidades distintivas, y no solo morfológicas, que afectan a los resultados deportivos.

 

La posición de tiro en tendido es relativamente sencilla, o debería serlo, pues tenemos que levantarnos tras cada disparo. Resulta evidente que solo el entrenamiento continuado ayudará a perfeccionar nuestra técnica para coger de nuevo la postura una y otra vez. No será la perfecta, pero si algo aproximado.

En una competición existen tres aspectos esenciales para concluir con un buen resultado deportivo:

El conjunto de rifle, propelente y proyectil.

El proceso de carga minucioso y automatizado.

La posición de tiro y correcta ejecución del disparo.
 

La técnica de tiro con fusil en la posición de tumbado es algo fundamental y que debemos aprender con los temarios que existen publicados en distintos medios. Como norma debemos saber, que independientemente de la posición empleada, debemos repetirla a lo largo de toda la competición o ensayo, de lo contrario los resultados pueden ser tan irregulares que podemos desconfiar del conjunto arma-carga-proyectil, cuando solo es un error de posición que no somos capaces de repetir con exactitud. 

Por eso son tan importantes los entrenamientos previos y repetitivos en la mesa de tiro, para tener este punto tan consolidado que no podamos dudar.

 

Durante la competición debemos prepararnos bien antes de tumbarnos, no modificar la posición de la cara en la culata, conservar el ajuste de la tensión y posición de la correa, y tratar de mantener nivelado el rifle para evitar los temibles errores de canteo etc. Esto último es muy importante dado que la tensión de la correa tiende a lo contrario.

Interesante estudio sobre el efecto del canteo, "El canteo y sus connotaciones en el tiro de precisión". Por Emilio San Martín. Ver

 

No hablaremos de la calidad de los cañones, pues se trata de una prueba militar que disputamos con rifles originales, tal cual fueron construidos, o con sus réplicas, y debemos intentar sacar lo mejor de ellos en las condiciones en que fueron diseñados.

Generalmente con las réplicas de calidad, es el fabricante quien te facilita parte del trabajo, pues ya dispone de las pruebas y suele facilitar el proyectil adecuado junto con los calibradores necesarios para ajustar el mismo. Aunque no siempre ocurre así, en ocasiones las pruebas realizadas se limitan a un publi-reportaje que no sirve para el tiro deportivo.

 

Con los fusiles originales hay que trabajar un poco más, pero forma parte de juego y resulta muy creativo analizar el comportamiento del fusil con las distintas combinaciones de carga y proyectil. Además el ánima no siempre está en buen estado, el simple paso del tiempo deja sus huellas, pero aun así hemos podido comprobar que en las competiciones nacionales e internacionales se consiguen marcas similares o incluso superiores a las réplicas.

 

Minié es una disciplina militar para la que necesitamos una combinación de rifle-carga-proyectil capaces de agrupar al menos en 4 MOA que vendría a ser la zona de 9 a 100 metros. Y debemos tener la seguridad de que el rifle puede realizar 15 o 20 disparos en esas condiciones de exactitud, y por exactitud me refiero a que no vaya cambiando la zona de impacto a medida que se suceden los disparos, bien sea por calentamiento o suciedad en el interior del ánima.

 

Desde una perspectiva teórica no parece nada descabellado, pero es una disciplina militar con restricciones que juegan en contra.  La prohibición de limpiar entre disparos nos obliga a buscar fórmulas que dejen la menor cantidad posible de residuos en el cañón. Para ello solo podemos emplear las mejores pólvoras a nuestro alcance.

 

Una cierta cantidad de sémola sobre la carga de pólvora puede ayudar a mantener el ánima limpia por arrastre de parte de los residuos del disparo precedente. Sobre este aspecto, tendremos que encontrar la cantidad que, sin comprometer la precisión que buscamos, nos ayude en este objetivo y permita un mayor número de disparos con una precisión dentro de los márgenes mencionados.

 

En competición, la precisión no solo depende del conjunto arma-carga-proyectil que ya tendremos ensayado una y mil veces, a de la posición de tiro. Existen otros muchos aspectos relacionados que deberemos tener en cuenta, y que en ocasiones son los que separan el éxito del fracaso deportivo, especialmente cuando hablamos de competición al más alto nivel:

  • Elaboración precisa y exacta de las cargas dosificadas individualmente.

  • Selección cuidadosa de los proyectiles que emplearemos.

  • Cuidadoso lubricado de los mismos. El autor considera que hacerlo de forma manual nos permite un mayor control del proyectil.

  • Calibrado preciso y riguroso que nos permita detectar proyectiles que entran forzados en exceso o lo contrario, y descartarlos para competición de alto nivel.

  • Transporte de los proyectiles en contenedores especiales que los protejan de golpes que los puedan deformar.

  • Inspección de todos los materiales en el momento previo al inicio de la competición.

  • Inspección de los elementos de puntería antes de la competición.

  • Comprobación de todo el conjunto, arma y accesorios de carga.

  • Gafas de tiro ajustadas y con los protectores y filtros necesarios.

 

Antes del comienzo de la competición, resulta conveniente tendernos en el puesto de tiro y comprobar la posición de tiro, tensión de la correa, visión de los elementos de puntería y que vemos nuestro blanco sin dificultad ni confusión con los vecinos. Aunque parezca trivial, un simple desajuste en las gafas o anclaje de la correa puede hacernos perder un tiempo vital de competición que nos distraiga lo suficiente como para arruinar nuestra participación. La confianza en nosotros, el arma y en el equipamiento son vitales para conseguir el objetivo planeado.

 

Lo descrito solo es para el tiro de competición, pues en el tiro de entretenimiento, aunque sea competitivo, no es necesario ser tan riguroso, y aunque en ocasiones se consiguen marcas iguales, e incluso superiores, el nivel de estrés del tirador es significativamente inferior. En alta competición resulta imperdonable no llevar el equipo en perfectas condiciones, y no es infrecuente escuchar como una tirada se ha venido abajo por pequeñeces como cargas equivocadas, proyectiles sin calibrar etc.

 

Disponer el puesto de tiro en orden, con todo a la vista y leer nuestras anotaciones, técnicas y de equipo, nos facilitará la detección que cualquier pequeño detalle que falte. Nada de ello contribuye a la precisión, pero si a la auto-confianza necesaria para obtención de los mejores y más regulares resultados.

Manual de iniciación al tiro deportivo. RFEDETO. Ver

La posición de tendido. RFEDETO. Ver

Campeonato de España 2013, CEAR Granada. Marta Galán realiza su entrenamiento previo a las competiciones que comienzan al día siguiente.

 

 

 

Exposición de armas originales en el Campeonato del Mundo 2006, Burdeos-Francia. Estand de Robert Weiss, bien surtido y donde se vendieron piezas importantes.

 

 

 

 

Campeonato de España 2017, CEAR Granada. Galán en la competición de Minié original.

 

 

 

 

Campeonato de España 2019, CEAR Granada. Cancha de 100 mientras se realiza un cambio de entrada. Parece que exista un cierto desorden, pero todo está controlado.

 

 

Campeonato del Mundo 2012, Pforzheim-Alemania. Matías Mayol en competición de Minié réplica con su Württembergischen de calibre .54

 

 

 

Exposición de armas originales en el Campeonato de Europa 2005, Pforzheim-Alemania. Estand de Robert Weiss, bien surtido y donde se vendieron piezas importantes, como el Rémington Zouave de arriba que desde entonces pasó a ser de mi propiedad.

 

 

 

Antonio Cerdán en interminables sesiones de tiro en banco con el Lorenz para ponerlo a tiro y ensayar todo tipo de proyectiles. Aunque ganó el nacional de Lamarmora y tuvo una actuación destacada en Minié. Pero sigue buscando el proyectil que permita extraer todo el potencial del rifle en cuanto a la precisión se refiere.

 

 

 

 

 

Campeonato de España 2019 disputado en el CEAR "Juan Carlos I" de Las Gabias-Granada. Competición de Minié en donde podemos apreciar un buen surtido de posiciones de tiro, desde las tradicionales, hasta las "particulares".

 

Regresar índice Minié


Administrador web.- José Ramón Galán

Página de inicio

Prohibida la reproducción total o parcial.
Copyright 2020. Todos los derechos reservados.