El cartucho 45-70

Parte 2ª

 José Ramón Galán Talens

 

Ya hemos comentado que su uso en la actividad venatoria en España es muy limitado. No obstante hay un resurgir del mismo que ha venido de la mano de los tiradores de la especialidad deportiva de precisión Cartuchería Metálica con Pólvora Negra, especialmente en las disciplinas de arma larga a 50 y 100 metros. Actualmente se practica una disciplina de arma corta a 25 metros denominada PIÑAL, otra de arma larga a 50 metros (posición de pie) denominada NÚÑEZ DE CASTRO y finalmente la de arma larga a 100 metros en la posición de tumbado, denominada FREIRE Y BRULL.

 

 


Los controles de armas son una rutina imprescindible previo los Campeonatos de España.
El fin es verificar que las armas participantes carecen de ventajas no admitidas por la normativa.

 

En un principio se usaron para las disciplinas de arma larga diferentes cartuchos como el 44-40 WCF, 43 Spanish, 45-70 Govt, 45-90, 11 m/m Máuser etc..., pero el tiempo ha hecho una selección natural y exceptuando en la distancia de los 50 metros en los que aun se pueden ver los 44-40 defendiéndose con buenas marcas, es el cartucho que nos ocupa, el 45-70, el mas empleado actualmente en las modalidades de arma larga, especialmente por su indiscutible versatilidad que permite cargarlo con proyectiles que van desde los 300 grain hasta los 540 (con ojiva de casi todas las forma imaginables). Así mismo, es un cartucho que admite en su carga una gran variedad de tipos de pólvora, desde las cargas ligeras con las rápidas PNF4, Suiza del nº1 etc., hasta cargas a capacidad máxima con las mas lentas (Suiza del nº3, Mousquet Tir de Nobel y otras similares).

La precisión que se logra con estas armas de pólvora negra viene dada fundamentalmente por la optimización del cartucho que se consigue con la recarga. La pólvora negra nos permite unos márgenes de seguridad casi totales, tanto con cargas máximas como con las mínimas. Además de poder fundir nuestros propios proyectiles y por supuesto escoger el tipo de plomo (con o sin aleación) que mejor vaya al estriado del rifle (tipo, paso y estado). De la misma manera que podemos probar y escoger la grasa y recalibrado mas adecuados o con la que mas precisión logremos, la longitud total del cartucho para adaptar el vuelo libre (free bore, espacio que debe recorrer el proyectil antes de tomar las estrías) y un largo etcétera.

En las competiciones oficiales pueden verse rifles con distintos tipos de cierres, pero principalmente del tipo Rolling Block y bloque pivotante y de  bloque deslizante del tipo Sharps. También con diferentes tipos y pasos de estrías pero con un nexo común, el cartucho que disparan. Evidentemente y debido a estas diferencias, habrá que buscar la carga de pólvora (cantidad y tipo), proyectil (forma, peso, recalibrado y engrase), y longitud total del cartucho que mejor rendimiento nos dé con cada una de las posibles combinaciones (tipo de cierre, estriado, paso, longitud de cañón, vuelo libre del proyectil etc.) del rifle que tengamos.

 

José Muñoz realizando ejercicios de calentamiento durante el Campeonato de España CM de 2003 celebrado en Mallorca.
Emplea un fusil reglamentario español del tipo Rolling Block.

 

CAZA CON EL 45-70

Teniendo en cuenta que la recarga de este cartucho con pólvora negra para la actividad venatoria puede ser también muy interesante y divertido, haré una serie de comentarios que pudieran ser de interés. Actualmente la caza con armas de pólvora negra ya no está prohibida en España, aunque deberemos preguntar en que lugares y Comunidades Autónomas esta permitida la caza con estas. Podemos asegurar que el cartucho 45-70 cargado con pólvora negra es perfectamente válido para la caza de todas las especies cinegéticas del continente Europeo.

En cuanto a la recarga para esta actividad, debemos tener en cuenta que la cantidad de pólvora negra debería ser la máxima admitida (capacidad de la vaina), es decir entre 60 y 75 grain, dependiendo del proyectil empleado, con el fin de obtener la máxima potencia. Variando el tipo de proyectil y peso (entre 350 y 510 grain), obtendremos diferentes cualidades balísticas, mayor rasante, potencia, penetración etc...

Siempre deberemos usar la mejor pólvora negra que podamos encontrar en los comercios del ramo, pues de ello dependerá en gran manera los resultados finales. Debemos tener en cuenta que la recarga con pólvora negra ¡¡exclusivamente!! no reviste ningún peligro aunque usemos las cargas máximas, siempre y cuando no exista ninguna obstrucción en el cañón y el arma este en condiciones de tipo. De la misma forma podemos variar la carga de mil maneras, con taco o sin el, tipos de proyectiles, recalibrados, grasas, aleaciones, cantidades y tipo de pólvoras, granulaciones y un muy largo etc... que hará muy amena la práctica con este tipo de armas.

De todas formas, no debemos despreciar su potencia, pues aunque actualmente se considera marginal (sobre el papel y formulas matemáticas), con este cartucho ha sido abatida mucha fauna, incluida una gran parte de las grandes manadas de búfalos de las praderas de Norteamérica en el siglo XIX. Y es que, con el proyectil de 500 grain a 380-400 metros por segundo, se puede hacer mucho daño a la caza, con el único inconveniente de la poca rasante que tiene, pero si lo usamos a una distancia de entre 100-150 metros como máximo, quedaremos gratamente sorprendidos de los resultados. Independientemente de la zona de impacto, un proyectil de plomo de 500 grain es tremendamente letal sobre cualquier ser vivo.

El único inconveniente reside en la importante caída del pesado proyectil animado de una baja velocidad, algo a lo que no están acostumbrados los cazadores actuales, acostumbrados a los disparos tensos con proyectiles ligeros de menos de 200 grain a velocidades por encima de los 750 mts, que les permite usar miras telescópicas que sin hacer grandes cálculos pueden impactar sobre animales a distancias superiores a los 250 metros, algo que mas que caza se podríamos considerar casi como tiro al blanco.

Actualmente en Norteamérica esta muy de moda la caza con armas monotiro de pólvora negra, sean de avancarga o cartucho metálico, por la componente deportiva que encierran al tener que acechar a la pieza de caza hasta distancias que garanticen la posibilidad de abatirlas, ya que se dispone de una sola opción de disparo, dando a la pieza la oportunidad de escapar si no hemos sido suficientemente hábiles (cazadores) en el acecho o disparo.

 

Elementos necesarios para la recarga de este excelente cartucho.

 

Página siguiente 1  2  3  4  5  6  7

 

Administrador Web. José Ramón Galán

Inicio

Copyright 2018. Todos los derechos reservados