EL PLOMO

 

 

 

 

 

José Ramón Galán Talens

 

Por sus características, se utiliza como material básico para la fabricación de proyectiles, destacando que es uno de los primeros metales conocidos, muy abundante y empleado, tanto actualmente como en la antigüedad. Es un elemento metálico gris, denso, pesado y maleable. Por estas características se emplea desde antiguo en la fabricación de tuberías para conducción de agua, de hecho hay constancia de que ya lo empleaban los romanos para este cometido. Pero también la hay de que fue utilizado como proyectil en algunas escaramuzas por los “honderos”, ya que al ser mas pesado que las piedras, mantenía durante mas tiempo una velocidad letal de estos. En algunos museos españoles puede verse alguno de estos con forma ovoide y diferentes tamaños, predominando los de entre 50 y 150 gramos de peso.

 

Tiene un punto de fusión de 328º C y de ebullición de 1740º C. Cuando se le hace un corte, presenta una superficie brillante y plateada, pero que oxida rápidamente formando hidróxido de plomo, un compuesto soluble que es altamente toxico y peligroso, como todos los derivados del plomo. Ante esta afirmación conviene preguntarse porque se ha usado y aun existen tuberías de agua potable de este material. Pues bien, parece ser que el agua contiene sales minerales que forman una capa de carbonato alrededor de las tuberías, impidiendo la oxidación de las mismas, pero aun así, actualmente esta prohibida su instalación a favor de las de cobre, que también al oxidar produce compuestos tóxicos, pero eso ya es otra historia.

 

El plomo es uno de los minerales mas abundantes de nuestro planeta, ocupa el lugar 36 en cuanto a las extracciones, si bien la mayor parte del que se destina actualmente a la industria, procede de la recuperación del mismo, ya que es muy fácil su reciclado por la baja temperatura de fusión.

 

Es muy importante tener en cuenta que la ingestión o inhalación de vapores de plomo, resulta tóxica y nociva, no apareciendo sus efectos inmediatamente salvo casos excepcionales, sino que se van acumulando en el organismo hasta que generan algún tipo de enfermedad o lesión orgánica.

 

Es conveniente si fabricamos habitualmente nuestros proyectiles, que le hagamos en un lugar ventilado y con una mascara de protección adecuada.

 

Presentación

Web master. José Ramón Galán