El cartucho 44-40 WCF

 

Parte primera

  Por José Ramón Galán Talens  

   
 
Parte primera PROLOGO
Parte segunda COMPETICIONES Y ARMAS
Parte tercera ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL 44-40
Parte cuarta LA RECARGA Y EL MANTENIMIENTO DE LAS VAINAS
Parte quinta CARGAS PARA ARMA LARGA
Parte sexta CARGAS PARA ARMA CORTA
Parte séptima RECARGA MODERNA
   

 

Hace ya 10 años que publiqué un artículo sobre este mítico cartucho de pólvora negra por el que se han derramado ríos de tinta, pero un gran desconocido en nuestro país, al menos en lo que se refiere a las prestaciones con su carga original de pólvora negra.

El cartucho 44-40 es mas que centenario y que aun en nuestros días se sigue fabricando por las grandes firmas, aunque lógicamente cargado con pólvoras modernas de las denominadas sin humo o nitrocelulósicas. Estas cargas tratan de reproducir (mejorando en algunas ocasiones) las prestaciones originales sin sobrepasar la presión admisible para el que fueron diseñados, 1000 bares.

En la actualidad, el 44-40 WCF está destinado a los cazadores y aficcionados, aunque su consumo es minoritario por ser de pobres prestaciones balísticas, al menos para los estándares actuales en que se vive una "mágnum manía".

Nosotros haremos un estudio desde el punto de vista del tiro deportivo de precisión en las disciplinas de cartucho metálico de pólvora negra, una modalidad deportiva con un cierto auge en nuestro país y su entorno. En esta coexiste el tiro de precisión con la nostalgia del disparo con armas que tuvieron tan especial significado en la historia.

Este trabajo esta dirigido a estos últimos y a todos los que quieran disfrutar del placer de disparar este tipo de armas con el cartucho para el que fueron concebidas (de pólvora negra). Actualmente no existen tablas de recarga ni de resultados balísticos, utilizando la pólvora negra como propelente, por lo que este modesto estudio puede resultar de cierto interés orientativo.

Debe quedar claro que no pretendo sentar cátedra respecto del mismo, tan solo ofrecer unos datos contrastados y probados personalmente, que considero pueden ser de utilidad a los tiradores que se inician. Al mismo tiempo pueden dar otro punto de vista o de comparación a los ya iniciados.

Estas armas (las de cartucho metálico con pólvora negra) tuvieron su propio lugar en la historia, aunque breve, desde 1855 aproximadamente en que aparece el cartucho de fuego anular del calibre 22 y pólvora negra (como consecuencia de añadir una pequeña cantidad de pólvora negra a un cartucho del tipo Flobert) hasta principios del siglo pasado.

Aunque la pólvora sin humo aparece en la última década del siglo XIX, los cartuchos de pólvora negra siguieron cargándose de forma comercial hasta principios de 1940.

Me comenta este dato un amigo, que asegura que durante la guerra civil española se usaron unos revólveres de fabricación eibarresa, copia (burda en la mayoría de los casos) del Smith & Wesson en calibre 38 S&W (38 corto era la denominación en nuestro país) que solo debían usar la pólvora negra como propelente. Este dato que he confirmado personalmente, nos indica que al menos hasta esas fechas se cargaban cartuchos con pólvora negra.


 

 

 

 


Cajón de mecanismos de 1893

 

 

 


Cajón de mecanismos de 1873

 

 


Secuencia de carga Volcánic.

 

 


Winchester modelo de 1873

 

 

Administrador Web. José Ramón Galán

Regresar

Copyright 2010. Todos los derechos reservados