Campeonato de Europa 2001

6 al 11 de agosto

Bad Zell - Austria

José Ramón Galán Talens

 

 

Entre los días 6 y 11 de Agosto de 2001 se celebró en la ciudad austríaca de Bad Zell el IX Campeonato de Europa de Armas Históricas. Participaron 371 tiradores en representación de 14 países, destacando en el número de participantes los siguientes países por este orden, Austria, Alemania, Inglaterra e Italia. España presentó un equilibrado equipo formado por 15 tiradores:

José Luís Pérez Pastor, como tirador, capitán de equipo y jefe de expedición.

Siegfried Ohngemach, nos acompaña como oficial asistente del delegado en el comité MLAIC.

José Triquell Val

José Ramón Galán Talens

José Muñoz Soler

Nunci Rodríguez San José

José Luís Pérez Molero

Manuel Astudillo Grané

Fernando Julia Torres

Emilio Barquín Villegas

Joaquín Gaya Beltrán

Toni Gallego de la Osa

Manuel Andréu Ramos

Juan Salvador Guardiola Forns

Daniela Molero Guyomard

Claudia Gras Martínez.

 

 

Equipo español tras el desfile inaugural del campeonato. Equipo español en la formación y preparado para inaugural del campeonato.

 

 

El campeonato comenzó para los tiradores con un viaje de mas de 2000 Kilómetros en coche propio, ya que es la mejor solución para distancias que no superen demasiado lo mencionado. Esto es debido a la gran cantidad de equipaje e impedimenta que llevamos. Viajamos en 7 expediciones (entiéndase vehículos) independientes, cada una de estas lleva documentación necesaria para circular por los distintos países hasta el lugar de destino.

 

El viaje resulta bastante duro por la densidad de tráfico en las autopistas (especialmente desesperantes las del sur de Francia), tardando dos días en llegar a la ciudad de Perg, que es donde tenemos reservado el hotel. El alojamiento no está nada mal, es como una gran casona de lo que ahora se da en llamar turismo rural. El restaurante no está mal, aunque los "mediterráneos" no acabamos de acostumbrarnos a la comida tan especiada y la col agria que sirven en demasiados platos. Pero en general todo muy bien.

 

 

 

El campo de tiro dista 15 Kilómetros del hotel por una carretera de montaña muy arreglada, lo que no nos supuso ningún problema, pues no tenía prácticamente tráfico. En el trayecto desde el hotel al campo de tiro veíamos, casi cada día, algunos corzos pastando en la linde del bosque con las verdes praderas y maizales. Un verdadero espectáculo para los amantes de la naturaleza, y para los que no estamos acostumbrados, porque para los lugareños debía ser algo habitual, incluso molesto.

 

Los stand de venta de armas originales y consumibles son un clásico en este tipo de eventos. José Luís, Dani, Claudia, Galán y Siegfried departiendo en el restaurante del hotel.

 

El campo de tiro de Bad Zell, es magnífico, por el entorno y por las instalaciones, ya que si bien no es muy grande (35 puestos de tiro), dispone de todas las comodidades para la práctica de este deporte en un lugar donde el clima no es muy benigno y tanto la cancha como la zona social son extremadamente acogedoras.

 

Para la ocasión se instaló además una carpa con un servicio de catering, que es lo habitual en este tipo de eventos con una masiva afluencia de participantes y espectadores. Servían comidas (inadecuadas, como he mencionado anteriormente, para nuestro estómago mediterráneo) y bebidas durante todo el día. También instalaron los estand de promoción, una pequeña feria de armas y el podio donde se hacia la entrega de premios cada día al finalizar la jornada. Todo muy bien instalado y suficientemente acogedor.

 

El aparcamiento, debido a la gran afluencia de vehículos propios, quedaba algo alejado del campo de tiro (800/1000 metros aproximadamente), pero eso no fue ningún problema porque la organización dispuso de 3 minibuses que hacían las veces de taxi y tan pronto llegabas al aparcamiento ya tenías allí uno de ellos esperando para bajarte y viceversa. Si por algún motivo querías dirigirte al aparcamiento para recoger cualquier cosa, tan solo había que subirse en uno de ellos y enseguida arrancaba, en ningún momento hubo que esperar para nada. Un 10 en organización.

 

 

Galán con un Bristlen artesanal. Emilio Barquín con su mosquete de chispa. José Luís con su Rigby para Whitworth.

 

 

Domingo día 5.
Lo primero que hicimos nada mas llegar, fue acomodarnos en la habitación del hotel y descargar todas las armas. Los coches los dejamos aparcados en una especie de patio interior de que dispone este pequeño pero acogedor hotel, decorado al estilo antiguo de la zona y con muchos trofeos de caza (la zona se presta a ello).

 

Por la tarde una breve reunión de grupo para que el capitán de equipo, José Luís Pérez Pastor, nos diera las primeras instrucciones y otros detalles necesarios, además de comentarnos las posibles incidencias.

 

Después de una cena ligera y todos a la cama, pues en este país las 22 horas se consideran alta madrugada y las tertulias en tono español (alto) molestas.

 

Podio de Hizadai con José Luís Pérez Molero, Henzen Alwin y Scanzi Michel Podio de Amazonas, con el equipo francés, español (Claudia, Dani y Nunci), y alemán.

 

 

Lunes día 6.
Puesto que solo disponemos de 3 puestos de tiro para los entrenamientos durante los días 6, 7 y 8, nos organizamos y hoy lunes entrenamos una parte del equipo entre el que nos encontramos Claudia (mi esposa) y yo mismo. El resto de tiradores emplearán esta jornada para hacer un poco de turismo por la zona (nosotros lo haríamos el miércoles).

 

Los entrenamientos, aunque los llamamos así, en realidad sirven para familiarizarnos con el puesto de tiro, luz del campo y toda una serie de circunstancias y "pequeñeces" que serán de mucha utilidad a la hora de la competición.

 

Termino muy satisfecho de esta sesión de entrenamiento, pues me ha gustado mucho como están instalados los puestos y sobre todo la poca luz y clima fresco del lugar, hechos que me benefician, al menos así lo creo. Claudia en cambio tiene mas dificultades, pues los puestos de tiro a 100 metros están en alto y los tiradores de menor altura tienen una dificultad añadida. Medio lo solucionamos instalando una silla debajo del camastro a modo de escalón, no es una opción muy estable, pero no existe ninguna otra posibilidad.

 

Dedicamos la tarde a limpiar las armas que hemos empleado en los entrenamiento, revisar el resto del equipo y dejarlo todo listo para la competición.

 

 

Claudia preparada para comenzar la prueba de Walkiria.

 

Martes día 7.

A las 11 horas pasamos el reglamentario control de armas sin ninguna incidencia, este control es necesario para verificar que las armas, sean originales o réplicas, no tengan ningún tipo de accesorio o mejora que le den ventaja alguna, o bien que sean acordes con la época y tipo de arma.

 

Tras el control, algunos de los tiradores del equipo español empezaron los entrenamientos, mientras los otros nos dedicamos a observarlos, tanto a los miembros de nuestro propio equipo como al resto. Pues es una forma de analizar por comparación y todo ello en nuestro continuo afán de aprender cosas de los mejores.

 

Algunos de nuestros tiradores solo efectuaron entre 4 y 8 disparos, tan solo para comprobar que no había variaciones en la zona de impacto, y todas las pruebas en general resultaron satisfactorias. Personalmente lo considero un error (efectuar solo unos pocos disparos y abandonar el puesto de tiro), pero es solo una opinión propia, pues creo que es mas importante familiarizarse con el puesto de tiro que comprobar la zona de impacto del arma. No obstante, cada especialidad tiene unos requerimientos diferentes, las disciplinas de 25, 50 y 100 metros son extremadamente distintas en cuanto a la técnica, pero existe un denominador común, en todas mejoramos si estamos familiarizados con las instalaciones. Esto no es óbice para que algún tirador consiga buenos resultados en una cancha donde nunca ha estado, pero no es lo normal.

 

A pesar de los entrenamientos previos, es conveniente familiarizarse con el puesto de tiro, y mas en este caso en que el camastro tenía una altura que ralentizaba el proceso de carga y disparo.
A la izquierda, Claudia. A la derecha Emilio Barquín.

 

Por la tarde acudimos a la ciudad de Bad Zell para el desfile y ceremonia de apertura de este Campeonato de Europa.

 

Este año la RFEDETO nos ha facilitado el nuevo equipo  de chándal y camisetas, y había que vernos lo vistosos que íbamos, fuimos la nota de color en el desfile.

 

La ceremonia de apertura de este IX Campeonato de Europa comenzó con un desfile de todos los equipos representantes de los 14 países participantes en este evento, que terminó en la plaza de la ciudad, donde las distintas personalidades deportivas y autoridades del país nos dieron la bienvenida, como una hora larga de charla en austríaco, de la que no entendíamos absolutamente nada, pero nos consolaba pensar que los demás tampoco. Fue un verdadero tedio y poco a poco se fue relajando la disciplina, y las formaciones disgregándose. Había que buscar un lugar donde sentarse.

 

También hubo una serie de exhibiciones de carácter folklórico amenizado por una banda de músicos vestidos de época. Cuando terminó el acto nos hicimos algunas fotos y regresamos al hotel para cambiarnos y disponer del resto de la tarde que fundamentalmente dedicamos al paseo.

 

 

 

Miércoles día 8.

En este día no teníamos previsto competiciones ni entrenamientos, por lo que lo dedicamos para hacer un poco de turismo por la zona y a descansar.

 

 

 

Claudia realizando ejercicios previo al comienzo de la prueba  Walkiria. Nunci realizando ejercicios antes del comienzo de la prueba Minié.

 

Jueves día 9.

Cada tirador conocía sus horarios y puesto de tiro desde que salimos de España, por lo que cada uno se levantaba cuando mas le conviniese en función de la hora a la que tenía asignadas las pruebas en que participaba.

 

Una de las ventajas más importantes de no viajar en autobús es que los tiradores no están obligados por el horario de los demás, pero tiene la desventaja de que cada una de las expediciones tiene que conducir una gran cantidad de kilómetros que pasan factura en forma de fatiga y aburrimiento. Mientras que viajar en autobús sería mucho más ameno y relajado, pero tiene el gran handicap mencionado anteriormente y es que varios coches dan mucha autonomía y versatilidad.

 

En mi caso, los tres días de competición me he tenido que levantar a las 6 horas para poder desayunar a las 7 y estar en el campo de tiro a las 8, ya que las competiciones empezaban a las 9 y cuando no me tocaba a mí, era mi esposa Claudia la que empezaba temprano, no obstante no me molesta demasiado este hecho, pues soy buen madrugador.

 

Los resultados en la clasificación individual de hoy, son bastante desalentadores, pues no conseguimos marcas suficientemente altas para subir al podio. No obstante si conseguimos la suficiente regularidad en nuestras marcas para conseguir la medalla de plata de RIGBY (equipo de Whitworth, fusil libre 100 metros), el equipo lo formaban Nunci, Triquell, Astudillo y Galán.

 

También sé consiguió la de bronce en GUSTAVO ADOLFO (equipo de Miquelet, fusil militar de chispa), equipo formado por Muñoz, Gaya, Barquín y Molero. Estas medallas de equipo nos arreglan un poco el día en el que algunas ilusiones en forma de medalla individual (Whitworth, Colt, Cominazo y Miquelet) se han ido al traste.

 

La entrega de trofeos se realiza a las 19:30 horas, después de finalizar las competiciones. Y aunque estas medallas de equipos alegran un poco la tarde, en los rostros de algunos de nuestros tiradores (entre ellos yo mismo) se aprecia una cierta decepción (en algunos, incluso amargura), pero solo es la primera jornada y aun quedan mas pruebas por disputar.

 

 

Tiradores del equipo español que han conseguido medallas individuales y/o por equipos. Equipo español al completo el día de la cena de clausura del campeonato.

 

 

Viernes día 10.

Como todos los días nos levantamos temprano y después de un buen desayuno nos dirigimos al campo para empezar la segunda jornada de competiciones. Hoy el clima es más inestable que en días pasados, con lluvia incesante y luz muy difusa que no impide que los resultados individuales del equipo español sean mas que meritorios.

 

Empieza José Muñoz con 96 puntos en la disciplina de Kuchenreuter original,  una marca que le otorgan la medalla de plata.

 

Sigue Manuel Astudillo con 91 puntos en Minié original, consiguiendo la medalla de bronce de la especialidad.

 

A las 16 horas y con una luz pobre y neutra, la ideal para el tiro con arma corta, José Ramón Galán (autor de este trabajo) consigue con una marca de 98 puntos, la medalla de oro en Kuchenreuter réplica.

 

Pero no acaban aquí los éxitos de la jornada, momentos después y con una marca de 99 puntos, José Luís Pérez Molero se haría con la medalla de oro  en la disciplina de Hizadai réplica

 

Y ya por último, es Nunci Rodríguez la que consigue otra medalla de plata en Walkiria original con una marca de 94 puntos.

 

 

 

Izquierda.- Galán con la pistola (Galand de ARSA) con la que se impuso en Kuchenreuter réplica con una marca de 98 puntos.
Derecha.- Un momento de la prueba en la que se aprecia la magnífica luz que reinaba para el tiro con arma corta a 25 metros.

 

 

En la entrega de medallas, los semblantes ya han cambiado respecto de ayer, y ahora se ven caras mas alegres e incluso eufóricas, pues los resultados individuales no han podido ser mejores, de hecho y aunque no consiguiéramos mas medallas, ya nos podríamos dar por satisfechos.

 

Aparte de las individuales, también se consiguen otras tres medallas mas por equipos:

Oro en Pauly, equipo de Minié, formado por Astudillo, Molero, Nunci y Barquín.

Plata en Boutet, equipo de Kuchenreuter original, formado por Pérez Pastor, Muñoz, Astudillo y Triquell.

Bronce en Versalles, suma de los equipos de Minié y Miquelet.

 

Hoy hemos escuchado el himno nacional en dos ocasiones, una de carácter individual (Galán por el oro en Kuchenreuter réplica) y otra por equipos (Pauly, equipo de Minié) ¿cabe mayor satisfacción?, a algunos incluso nos llegaron a "sudar" los ojos. El oro de Hizadai se aplaza para mañana, pero no importa.

 

A sido un día muy largo y acusamos la fatiga, por lo que marchamos tan pronto termina la entrega de premios para ver si aun nos dan de cenar en el hotel. Pero es “tardísimo” (las 21:30 horas), y solo nos ofrecen lo que queda por la cocina, que por cierto no nos gusta demasiado, pero algo tendremos que comer. Después una breve tertulia repasando los acontecimientos de la jornada y a descansar.

 

 

 

Podio Kuchenreuter con José Ramón Galán, Schuchmann Georg y Werner Fasching Podio de Walkiria con Bonin Maryline, Nunci Rodríguez y Macchi Brigitte

 

 

 

Sábado día 11.

Nos levantamos temprano como cada día y marchamos al campo de tiro.

 

A las 9 horas empieza Claudia (mi esposa) con Walkiria (fusil 100 metros damas). Por el camino le hago una serie de reflexiones para que aproveche bien los 30 minutos de que se dispone en competición. Sobre todo en lo que se refiere a la toma de posición, ya que al estar en una tarima alta, algo a lo que no estamos acostumbrados, corre el riesgo de tomar una posición diferente a cada disparo, ya que para cargar es necesario descender de la tarima.

 

El resultado final no pudo ser mejor, sobre todo porque era su primera participación en una competición internacional, además estaba sometida a mayor presión por formar parte del equipo de Amazonas (equipo de fusil 100 metros damas) y no quería ser responsable del fracaso del mismo. Esto es que nos ocurre a todos cuando formamos parte de un equipo, pero con mayor énfasis cuando es tu primera participación.

 

Finalizó la prueba con 91 puntos en una tirada que fue de menos a mas, marca con lo que ocupó la 10ª plaza individual. Esta marca sumada a los 94 puntos de Nunci y la magnífica tirada de Daniela Molero que con 95 puntos (5ª plaza individual), conquistaban la medalla de plata por equipos. Ni que decir tiene que estaban eufóricas, sobre todo Claudia, que era la primeriza, por no haber defraudado a sus compañeras.

 

Pero no terminan aquí las alegrías, Manuel Astudillo conseguía 98 puntos en Vetterli original y la medalla de plata. para ello empleó su Rémington 1863 "Zouave", un rifle militar que no ofrece ventaja alguna para el tiro en la posición de pie, y especialmente por sus elementos de puntería (miras abiertas).

 

Por otra parte Galán con 98 puntos en Vetterli réplica tan solo alcanzaba el 8º puesto.

 

 

Pérez Molero con el excelente blanco de Hizadai que le hizo merecedor del oro. La imagen no precisa de pie de foto, estamos contentos.

 

Tan pronto terminamos la última entrada de concurso nos marchamos al hotel para asearnos, pues hoy mismo y después de la entrega de premios tendría lugar la cena de gala y/o clausura del campeonato.

 

Durante la entrega de premios otra vez la emoción, pues hoy se entregaron aparte de las medallas del día, la de Hizadai que se pospuso ayer y en la que, con Pérez Molero en lo mas alto, vuelve a sonar el himno de nuestro país. Estamos eufóricos, fotos y mas fotos.

 

Después asistimos a la cena de clausura que resulta interesante por el ambiente socio-fraternal  del mismo, pero no por las viandas que nos sirven (ahora entiendo porque les gusta tanto a los centroeuropeos retirarse en España, y no creo que solo sea el sol).

 

Resumiendo ha sido un magnífico campeonato que recordaremos siempre y en el que hemos rebasado las expectativas mas optimistas en cuanto a resultados se refiere:

2 medallas de oro individuales (Pérez Molero y Galán) y otra por equipos.

3 medallas de plata individuales (Muñoz, Astudillo y Nunci) y otras dos por equipos.

1 medalla de bronce individual (Astudillo) y otras dos por equipos.

 

 

 

 

 

Galán y Molero exultantes con sus "oros" en Kuchenreuter e Hizadai. El equipo de Amazonas español con su flamante medalla de plata. Nunci, Dani y Claudia

 

 

 

Ahora y después de un breve paréntesis de descanso mas o menos largo, empezaremos de nuevo la preparación para afrontar la próxima temporada en la que se disputará el Campeonato del Mundo de Armas Históricas en la ciudad de Lucca (Italia) 2002.

 

Hasta pronto amigos.

 

 

Administrador web.  José Ramón Galán

© avancarga.com 2012 - Todos los derechos reservados

Regresar